El Blog de Clara Montes

LAS FLORES DE BACH COMO TRATAMIENTO COMPLEMENTARIO EN LA PSORIASIS

Para muchas personas, el verano es una época de vacaciones y disfrute. Sin embargo, para las personas que padecen psoriasis, este periodo puede tornarse muy difícil, pues es el momento en el que queda al descubierto la piel que durante el invierno logró permanecer oculta.

La psoriasis es una afección de la piel, que cursa con inflamación (en algunas ocasiones también puede afectar a las articulaciones), provocando enrojecimiento, descamación, dolor e hinchazón. Las células cutáneas crecen en la profundidad de la piel y lentamente van subiendo a la superficie. En condiciones normales este proceso, llamado recambio celular, tarda un mes. Sin embargo, en la psoriasis, esto ocurre en unos pocos días y hace que las células lleguen a la superficie de la piel demasiado rápido y se acumulen allí. Principalmente se desarrolla entre los 15 y los 35 años, aunque puede aparecer en cualquier momento. Su intensidad puede variar a lo largo de la vida, es una enfermedad crónica y no es contagiosa. Si bien se desconoce el origen concreto de la enfermedad, se conocen algunos aspectos importantes de ella: se relaciona con una alteración del sistema inmunológico, es una enfermedad multifactorial, que afecta a individuos con una cierta predisposición genética y puede desencadenarse o empeorar por diferentes factores externos, tales como:

Infecciones.
Cuadros de estrés.
Conflictos emocionales.
Cambios en el clima.
Ciertos medicamentos.
Consumo excesivo de alcohol.
Trastornos hormonales.

Emocionalmente, la psoriasis es una afección difícil de llevar. Es posible que afloren sentimientos de vergüenza, de impotencia, sensación de injusticia ante lo que se está viviendo, cuestionamientos de por qué aparece, entre otros.

Si bien en la definición hablamos de una enfermedad dermatológica, numerosos estudios han comprobado que posee su origen en las emociones. Es por eso que las Flores de Bach han demostrado ser un complemento fundamental en el tratamiento de la enfermedad, ya que no ataca solamente a los síntomas sino trabaja en la raíz emocional. Como en todos los casos en los que se recurra a las Flores de Bach, cada caso debe ser evaluado individualmente por un terapeuta. Las posibilidades son amplias: desde la toma oral en una fórmula particular para cada paciente hasta la aplicación en crema elaborada con flores. No existen fórmulas mágicas, todos los casos de psoriasis son diferentes, pero existen varias flores que por sus propias características, ayudarán mucho a manejar los síntomas:

• Star of Bethelem: se utiliza para trabajar el impacto que provoca la enfermedad en la vida de quien la padece.
• Beech: ayuda a manejar la irritación y la intolerancia de la piel.
• Impatiens: ayuda a regular la aceleración del recambio celular que se da en la psoriasis.
• Crab apple: flor de limpieza, ayuda a depurar y limpiar la piel, así como la sensación de vergüenza y exposición constante.
• Walnut: para fortalecer la adaptación a diferentes situaciones emocionales.
• Holly: para calmar la sensación de picazón en las erupciones.
• Pine: como en todas las enfermedades donde se ve afectado el sistema inmunológico, lo que subyace según la terapia floral es la autoagresión. Pine es una maravillosa flor para trabajar el rechazo del cuerpo al propio cuerpo.
• Willow: trabaja el sentimiento de enojo y la sensación de injusticia ante el padecimiento.
• Vervain: trabaja que la erupción no se extienda por todo el cuerpo.

Dado que está comprobado que la enfermedad podría empeorar ante ciertos conflictos emocionales, resulta importante además revisar en cada caso cómo se está viviendo, qué está pasando a nivel interno en la vida de quien la padece, para poder crear la fórmula adecuada que trabaje el problema en su raíz, no solo a nivel sintomático.

Por eso, si usted o alguien conocido padece esta enfermedad, les invito a recurrir a la terapia floral y complementar así el tratamiento de una manera efectiva y completa.

Clara Montes M.
Psicóloga -Terapeuta Floral

Reservas de Hora

Móvil (WhatsApp):
+56 9 9641 1951

Clara Montes

Psicóloga
Terapeuta Floral