COVID-19: TODOS CONTRIBUIMOS A FRENAR ESTA CURVA...

Estamos viviendo una emergencia sanitaria. Una situación, para la mayoría de nosotros/as (y los países), ABSOLUTAMENTE NUEVA. Preocuparnos ante la incertidumbre es completamente normal y saludable, pero debemos procurar que la preocupación NO nos paralice sino que nos lleve a actuar dentro de lo que esté en nuestro alcance: centrarnos en lo que podemos HACER nosotros.

¿Y qué podemos hacer hoy? Limitar nuestros contactos lo máximo posible. Efectivamente, para unos/as es más posible que para otros/as, pero TODOS/AS PODEMOS CONTRIBUIR.

  • Si no puedes quedarte en casa completamente: sé consciente y limita tus contactos lo más que puedas. Y por supuesto, toma los resguardos de higiene que ya todos/as conocemos.
  • ¿Puedes quedarte en casa?: Aquí te ofrezco algunas orientaciones para llevarlo mejor, ¡espero que te sirvan!
1. Re-nómbralo

Cómo nombramos las cosas dice mucho de cómo las vivimos y cómo nos relacionamos con ellas.

¿Qué te parece si en lugar de hablar de “confinamiento”, “cuarentena”, “no puedo salir de casa”, hablamos de un "retiro solidario", o un "aislamiento humanitario"? Porque en realidad, eso es... Nos estamos separando de la mayoría de nuestros contactos y actividades habituales porque queremos mantenernos sanos para no colapsar el sistema de salud y que éste pueda focalizarse en quienes más lo necesiten, ¿no es cierto? Esta es una acción preventiva muy muy solidaria...

Te animo a que tú (o en familia) elijas el nombre que más te guste para esta situación...


2. Planea tu rutina diaria

Es importante mantener un mini-plan hecho por ti (o en familia) cada día, y si puedes incorporar ingredientes de tu rutina diaria anterior, ¡mejor que mejor!
  • Por ejemplo: mantener la ducha en la mañana, hacer tu rutina de deporte, etc. Y si hoy están los niñ@s en casa, mantener un horario y una rutina es fundamental para contrarrestar lo inusual de la situación.
  • Por ejemplo: por la mañana hacemos las tareas/estudio; el almuerzo; después, un rato de películas o tecnología (¡solo un rato!) y por la tarde, hacemos actividades en familia.
3. Evita la sobreinformación

Informarnos es importante. Sobreinformarnos es innecesario y genera mucha ansiedad. Mi recomendación es no tener todo el día la televisión o radio de fondo hablando del coronavirus, y aún menos si hay niñ@s pequeños en casa. Recomiendo solo informarse una vez al día, a través de algún canal de televisión o radio previamente elegido. Sí, lo sé, suena a poco, pero ten en cuenta que probablemente a este tiempo le sumarás el que pasamos en las redes sociales...

El resto del día sería bueno ocuparlo en actividades que no tengan que ver con el tema. Hoy nos parece difícil, pero no olvides que esto pasará y ¡habrá más vida después del coronavirus!


4. Céntrate en lo que HAY, no en lo que FALTA
"El vaso más lleno que vacío"

Haz un ejercicio consciente y constante de NO centrarte en que NO podemos salir, sino en que, gracias a este esfuerzo personal estamos cuidando a otros/as, en definitiva, aunque es difícil de entender porque nunca lo hemos enfrentado antes, quedándonos en casa estamos salvando vidas.

En una sociedad caracterizada por el individualismo, esta es una buen oportunidad para hacerles ver a los/as niños/as cómo algunos actos trascienden a uno mismo/a y se relacionan con la comunidad: los/as niños/as deben comprender que NO salimos de casa no por el miedo a contagiarnos, sino porque de este modo estamos protegiendo a personas de salud frágil.

La mayoría pasamos gran parte del año sintiendo que nos falta tiempo. ¿Para qué puedes aprovechar esta oportunidad de tener más tiempo disponible? Puede ser un buen momento para parar y concretar esas pequeñas cosas pendientes: leer un buen libro (¡o terminarlo!), ponerse al día con aquellas llamadas que finalmente no hacemos, ordenar esas cosas que siempre tenemos desordenadas, etc. Normalmente vivimos hacia fuera; hoy tenemos más tiempo hacia dentro, más tiempo en casa… ¿Qué tal si lo aprovechamos?


5. Mantente activo/a

Es importante limitar el tiempo que pasamos conectados/as a la tecnología. Ésta puede ser una herramienta muy útil y potente para mantenernos en contacto con nuestros familiares y amigos/as en este "retiro solidario". Y quizá, el tiempo que pases en la pantalla, lo puedes utilizar también para buscar nuevos recursos. ¿Has visto esos whatsapp que circulan con links de recursos como películas, actividades, rutinas de deportes, etc.? ¡Ese tipo de mensajes son hoy más valiosos que buscar información que nos angustie!

Pero además, es importante mantenernos activos/as con otras formas de pasar el tiempo fuera de las pantallas. Descubrir recetas, cocinar, leer, hacer pasatiempos (¿te gustan los sudokus o sopas de letras?), hacer rutinas de actividad física en casa, retomar o descubrir actividades manuales, jugar más con los niños, etc. Toma este tiempo como una pausa para parar y hacer aquello que no sueles hacer.


6. Toma nota

Estás siendo parte de un momento histórico, de eso, no hay duda. ¿Qué te parece si tomas un cuaderno y lápiz y vas escribiendo cómo te sientes, cuando puedas y tengas ganas? El acto de escribir es muy terapéutico, dejar salir las emociones las sitúa en un espacio de menos angustia y miedo. Y además, ¡estarás dejando constancia escrita de cómo viviste este momento histórico! Para tu "yo del futuro", para los que vengan...


7. Pide ayuda profesional cuando sientas que la necesites

Los seres humanos necesitamos a los demás para sobrellevar los malos momentos. Es muy probable que tu familia, amigos/as y otras redes sean la receta suficiente para pasar esta crisis. Pero no olvides que si lo necesitas, si sientes emociones fuertes que te paralizan, angustian o afectan más de lo que consideras que puedes manejar, debes buscar ayuda profesional. Es un acto de autocuidado de muchísimo valor y un indicio de sana autoestima buscar ayuda profesional, o continuar con tu proceso si ya estabas en psicoterapia. Muchos profesionales hoy hemos habilitado la consulta online para dar respuesta a la necesidad de tratamiento, que siempre ha existido, pero hoy más que nunca que debemos aprender que puede tomar nuevas formas de presentarse.

Como quizás ya sabrás al visitar mi página, trabajo con sistemas florales para complementar mi trabajo. Pero las flores son eso: un complemento. Los ingredientes fundamentales de la psicoterapia somos tú y yo. Y eso, afortunadamente, hoy podemos tenerlo a través de la tecnología. No dudes en contactarme a través del Whatsapp o en "Reserva tu hora" si consideras que necesitas atenderte conmigo.


Un gran abrazo virtual... a la espera de que vuelvan los abrazos de piel... ¡y todo mi ánimo y energía positiva en estos días!

Reservas de Hora

Móvil (WhatsApp):
+56 9 9641 1951

Clara Montes

Psicóloga
Terapeuta Floral